¿Los gatos soportan bien el frío?

 en Gatos

En la Clínica Veterinaria Argos sabemos lo importante que es cuidar de una mascota para prevenir posibles enfermedades. Al igual que los humanos, los gatos pueden sufrir por elementos como el clima y sentirse mal. En este post, explicaremos por qué se dice que estos felinos padecen aún más los cambios de estaciones.

¿Sufren los gatos por el frío?

La realidad es que sí. Incluso llegan a resfriarse en las temporadas de frío. A medida que empieza a cambiar la temperatura, los gatos comienzan a sentir alteraciones y su cuerpo reacciona en consecuencia. El sistema inmune de los gatos está muy desarrollado y regula hasta la cantidad de pelaje en las diferencias estaciones. De esta forma, su propio cuerpo ayuda al animal a regular su temperatura.

En situaciones de frío y humedad, los gatos pueden padecer estornudos, lagrimear, tener tos o incluso segregar mucosas. Esto se conoce como un resfriado en los humanos, y tiene su réplica también en los gatos. Los más normal en este caso es acudir al veterinario, como veremos.

¿Se puede saber si un gato tiene frío?

Por lo general, el cabello del gato estará algo más erizado. Esto, con la intención de dotar de un manto de protección a su piel. El fenómeno varía según la raza de gato. En general, cuando estos animales sienten frío, tienden a acercarse a superficies calientes. Tienen una alta tolerancia al calor, lo que hace que prefieran generalmente las temperaturas cálidas. Se pueden quedar dormidos en zonas junto a las chimeneas o electrodomésticos que les transmitan una sensación de calidez.

Si nuestro gato no tiene a su disposición un elemento que emita calor, recurrirá a enredarse en mantas, ocultarse en cajas o colocarse en zonas estratégicas en las que la temperatura sea algo más alta. Sin duda, los gatos son expertos en encontrar el punto térmico perfecto.

Sin embargo, en las salidas al exterior que realizan los gatos, es normal que se expongan a bajas temperaturas. Una dieta con las calorías adecuadas les permitirá hacer frente al frío y tener un sistema inmune más resistente. En estas salidas, los gatos pueden mojarse y empaparse, por lo que el frío y la humedad se les adhieren a la piel de forma directa. Es importante estar pendiente de este aspecto y prestar atención al pelaje y las zarpas, por ejemplo.

¿Qué podemos hacer para que nuestro gato esté más a gusto en invierno?

Sin duda, dar un buen cuidado a nuestras mascotas puede evitar los típicos resfriados de invierno de los gatos. Entre estos cuidados, se encuentra permitir que los gatos deambulen por zonas cálidas de las casa, así como preparar espacios mullidos y cómodos en los que puedan dormir y descansar.

También podemos ayudar al felino con bolsas herméticas de agua caliente (como las que se suelen utilizar con los bebés). Así, el gato dormirá más cómodo y su temperatura corporal no se verá tan afectada durante la fría noche.

Es importante también cuidar la dieta de estos felinos. En estas fechas, la luz del sol es menos frecuente, por lo que los gatos también necesitan un aporte extra de vitaminas. Nos informaremos y consultaremos con el veterinario sobre esta cuestión, para encontrar productos en el mercado que satisfagan las necesidades estacionales.

Cuando un gato vive en una zona especialmente fría, recomendamos tomar en serio las cuestiones explicadas. Los gatos pueden enfermar al igual que los humanos y requieren tratamientos especializados. Para evitar llegar a este punto, es mejor seguir los consejos de la Clínica Veterinaria Argos. Si tienes cualquier problema o notas los síntomas del frío en tu mascota, no dudes en llamarnos y te ayudaremos para que se sienta bien lo más pronto posible.

Recent Posts

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Puedes hacernos llegar cualquier consulta o duda

No lo lee bien? Cambie el Texto aquí captcha txt
deporte junto a un perroAlergia pelo gatos