Cómo saber si nuestra mascota tiene parásitos

 en Gatos, Perros

Los parásitos, tanto externos como internos, son uno de los problemas más comunes en perros y gatos. Aunque tomemos medidas preventivas, a veces nuestras mascotas terminan infectándose. Es importante, en este sentido, saber los síntomas o comportamientos que deben alertarnos, para que la afección no vaya a más y cause daños graves, tanto en perros como en gatos. Por eso, desde la clínica veterinaria Argos destacamos algunas claves para saber si nuestras mascotas tienen parásitos.

¿Cómo saber si nuestro perro o gato tiene parásitos externos?

Los parásitos externos son mucho más sencillos de detectar que los internos, pues los síntomas de las mascotas también son más evidentes. Además, son parásitos más fáciles de evitar, pues se pueden usar sprays, pipetas o collares antiparásitos.

Por norma general, tanto perros como gatos se sacudirán y se rascarán mucho cuando tengan parásitos externos. Puede que incluso se muerdan con los dientes algunas partes del cuerpo o que se hagan heridas. Esto es una advertencia clara de que nuestra mascota tiene algo en la piel. Podemos revisar al perro o gato para buscar parásitos visibles al ojo humano o detectar picaduras y, en caso de que la mascota esté infectada, deberemos acudir al veterinario.

¿Cómo saber si nuestro perro o gato tiene parásitos internos?

Hay diversos tipos de parásitos internos, pero los más comunes que pueden afectar a nuestras mascotas son los gusanos redondos, tenias (gusanos planos), gusanos del corazón, anquilostomas o gusanos de gancho, y gusanos de látigo. Cada uno actúa en diferentes partes del cuerpo de nuestro perro o gato, por lo que algunos son más complicados de detectar que otros. Sin embargo, algunos síntomas que podrían encender la señal de alarma son los siguientes.

1. Diarrea o estreñimiento

Hay muchos motivos por los que un perro puede tener diarrea o estreñimiento, desde una indigestión hasta cualquier otro tipo de enfermedad. Aun así, es un síntoma de que podría tener lombrices. También hay que prestar atención si aparece sangre en las heces, pues es una señal de alarma. Para comprobar si nuestra mascota tiene parásitos, podemos fijarnos en si los excrementos de la mascota tienen gusanos o lombrices.

2. Bajo nivel de energía

Este es otro síntoma que puede advertirnos de que algo está pasando en el cuerpo de nuestra mascota. Si está más cansado, letárgico y menos activo de lo normal, es señal de que le ocurre algo.

3. Hinchazón abdominal

También se trata de un trastorno frecuente que los perros y gatos padecen, especialmente cuando tienen parásitos intestinales. Puede ser algo más complicado de detectar, pero si notamos el estómago del animal más grande de lo normal sin motivo aparente, es aconsejable que acudamos al veterinario.

Parásitos perros

4. Vómitos

Aunque pueden vomitar por otras afecciones o, simplemente, porque les siente mal la comida, los perros y gatos, generalmente también vomitan cuando tienen parásitos digestivos.

5. Pérdida de peso

Las tenias o los gusanos látigo también pueden provocar en nuestros animales una evidente pérdida de peso, así que debemos estar atentos a este síntoma.

6. Arrastrar el ano por el suelo

Al igual que el resto de síntomas, puede deberse a varios motivos, pero uno de los principales es que nuestra mascota tenga parásitos en el estómago o en la zona anal.

En definitiva, estas son algunos síntomas y comportamientos que deberían ponernos sobre aviso de que nuestra mascota puede tener parásitos. Desde Clínica veterinaria Argos también queremos resaltar la importancia de detectar dichos trastornos a tiempo, antes de que causen daños mayores en nuestra mascota. Si observamos algo extraño y tenemos dudas, lo mejor es acudir a una clínica veterinaria de confianza, donde trabajen especialistas que puedan ayudarnos y tratar rápidamente a nuestra mascota.

Recent Posts

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Puedes hacernos llegar cualquier consulta o duda

No lo lee bien? Cambie el Texto aquí captcha txt
Dientes perrosmotivos para que un perro aúlle | Clínica veterinaria