¿Qué es la Leishmaniosis y cómo puede afectar a nuestro perro?

 en Cuidados de Mascotas, Perros

Si queremos mantener sano a nuestro perro, debemos llevarlo con cierta regularidad a revisiones a una clínica veterinaria. Hay muchas enfermedades que pueden pasar desapercibidas, pero que el veterinario puede detectar y curar antes de que se conviertan en casos severos.

Una de las enfermedades que puede convertirse en un auténtico problema si no la tratamos a tiempo es la leishmaniosis. En este post os contaremos todo lo que hace falta para garantizar la buena salud de nuestras mascotas ante esta enfermedad.

¿Qué es la leishmaniosis?

Esta es una enfermedad infecciosa crónica causada por protozoarios del género Leismania. La encontramos extendida en África, Europa, Asia y América y se transmite por la picadura de insectos denominados flebótomos. La enfermedad afecta a humanos y perros; estos últimos constituyen el principal reservorio urbano, mientras liebres y zarigüeyas lo son en el ámbito silvestre.

Clasificación

La leishmaniosis puede ser de varias clases según los órganos que invadan los protozoarios. Una de las más frecuentes ubicaciones es la cutánea, donde la enfermedad puede ser difusa o localizada. Se presenta en forma de úlceras que pueden sanar o persistir y hacerse crónicas. La variedad mucocutánea afecta generalmente a la boca, a la nariz y a la piel circundante. Por último, la leismaniosis visceral afecta principalmente al hígado, a la médula ósea y al bazo.

veterinarios Albacete

Leishmaniosis en perros

El protozoario que causa esta enfermedad en los perros se llama Leishmania infantum y vive dentro de las células de los tejidos afectados. Suele ser transmitida por los flebótomos, pero también podemos encontrar otras formas menos frecuentes de transmisión, como mordeduras de otros perros, por vía placentaria o por contagio venéreo.

Síntomas principales

Nuestra mascota puede presentar un cuadro general de inapetencia, sed, apatía, palidez, pérdida de peso y fiebre. Como síntomas más específicos aparecen aumento de tamaño de los ganglios linfáticos y lesiones en la piel. Hablamos de zonas de pérdida del pelo en cualquier lugar, pero especialmente alrededor de los ojos.

Aparecen también descamaciones o bultos y pueden dañarse las uñas. Otros síntomas pueden ser diarrea y vómitos, cojera, sangrado nasal, párpados inflamados, lagrimeo y lesiones en las córneas.

La importancia de un buen diagnóstico

Es posible que en casa nos cueste identificar los síntomas de la leishmaniosis pero, si tenemos dudas, es fundamental llevar a nuestra mascota a una revisión. Cuando llevamos al perro al veterinario, podemos notar los síntomas de esta enfermedad al realizar un reconocimiento físico completo. Los análisis de sangre y orina que se nos indiquen pueden reportar parámetros anormales como aumento de glóbulos blancos, de proteínas y de plaquetas.

El diagnóstico se confirma mediante determinación de anticuerpos en sangre, que se habrán producido contra el protozoario y se detectan mediante tests de serología. También podemos tomar muestras para citología y para biopsia, donde se observa la leismania al microscopio.

mascotas en albacete | Leishmaniosis

Tratamiento

La leismaniosis en un enfermedad potencialmente grave que debe ser tratada para evitar complicaciones, que suelen ser hepáticas o renales. En el cuidado de las mascotas, el diagnóstico temprano mediante revisiones periódicas con el veterinario nos ayuda a evitar las expresiones más severas de esta enfermedad. Si no lo tratamos a tiempo, pueden llegar a requerirse trasplantes o diálisis por insuficiencia renal.

Fármacos para el cuidado de las mascotas

Es importante que recordemos que esta enfermedad no tiene cura, pues no hay medicamentos que la erradiquen en el perro. Lo que se busca es controlarla, evitar las complicaciones y mejorar el estado de salud general de la mascota.

Hemos utilizado diversos medicamentos como ketoconazol, pentamidina, anfotericina B, estibogluconato sódico y metilglucamina. El tratamiento más actualizado y que indicamos en la Clínica Veterinaria Argos es el antimoniato de metilglucamina. Se administra en dosis una a dos veces al día y según el peso, durante cuatro (e incluso hasta siete) semanas, dependiendo de la evolución. El alopurinol es otro medicamento que se utiliza en dos dosis diarias durante un año o más.

Llevar con frecuencia a nuestro perro a una clínica veterinaria en Albacete como Clínica Veterinaria Argos, podemos detectar precozmente enfermedades como la leismaniosis. Es la mejor manera de mantener sana a nuestras mascotas y de evitar que se conviertan en un reservorio para este protozoario.

Post Recomendados

Deja un comentario

Contacta con nosotros

Puedes hacernos llegar cualquier consulta o duda

No lo lee bien? Cambie el Texto aquí captcha txt