MAGO, una puerta abierta a la esperanza.


Os cuento, Mago es un bodeguero andaluz que sus amos dejaron abandonado con una cojera considerable en una pata trasera.

Lo recogió otra familia y sin pensarlos dos veces lo llevaron a casa y lo adoptaron como uno mas.

Tras pasar unos meses con su nueva familia, estos deciden operarle y tras la cirugía Mago empieza a tener síntomas de un problema de piel.

DSC_0526

Tras varias pruebas, a Mago se le diagnostica Leishmania con sintomatología cutánea y pioderma secundaria. Se pone en tratamiento para la Leishmania con glucantime y zyloric mas antibiotico via oral, presentando a las 24 horas un empeoramiento provocado por reacción alérgica al antibiotico.

DSC_0529

DSC_0532

DSC_0528

DSC_0539

Se le retira el antibiotico y se empieza a tratar con antiistaminico para aliviar el prurito intenso que sufre.

Durante el tratamiento Mago experimenta un cuadro de tristeza y apatia agravado por el empeoramiento del estado de su piel.

DSC_4418

DSC_4419

DSC_4420

Tras el empeoramiento de Mago , los dueños llegan a plantearse dormirlo ya que no hace mejoría y pierde peso de forma considerable.

Finalmente deciden darle una oportunidad y terminar el tratamiento con el glucantime y poco a poco empieza mejorar, abriendo una puerta a la esperanza para su curación total.

Pasados unos meses, este es el aspecto que tiene Mago, curado el cuadro cutaneo y controlada la enfermedad con la medicación y el cariño de sus dueños.

DSC_0550

DSC_0549

DSC_4627

20140821_120243

Con la historia de Mago queremos hacer llegar un soplo de esperanza a todas aquellas personas que tienen perro y sufren solo de pensar si a su querida mascota le diagnostican Leishmania.

La Leishmania es una enfermedad grave, eso lo sabemos todos, pero se puede tener una vida muy larga y plena si se trata adecuadamente y se controla con revisiones periodicas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar un comentario