ANIMALES GERIÁTRICOS: UNA REALIDAD CRECIENTE


Durante la última década se ha asistido a un incremento muy importante de la población canina y felina ubicada en la franja de edad considerada como geriátrica,  debido, por una parte, a los considerables avances de la medicina de pequeños animales y por otra, a la cada vez  más creciente dedicación en tiempo y dinero de los dueños hacía sus mascotas, las cuales, se consideran en muchas casas como uno más de la familia.

Este incremento de la población geriátrica hace que cada vez más se presenten en las clínicas veterinaria patologías propias de estas edades y a los cuales los propietarios no pueden ser ajenos:

  1. Enfermedades cardiovasculares: producidas principalmente, por degeneración de las válvulas del corazón, es una patología relativamente frecuente en razas pequeñas, a partir de los 7-8 años. Sus síntomas son fatiga, toses, intolerancia al ejercicio, apatía…. Son achacados erróneamente por los dueños a la “vejez”
  2. Enfermedades de tipo hormonal: De entre todas ellas la diabetes mellitus es la más predominante, causada por una deficiencia de secreción de insulina por el páncreas, o bien por un incremento de la resistencia de los tejidos a la acción de la insulina. Se puede presentar en cualquier sexo y raza, pero las razas pequeñas y las hembras que han sido sometidas a tratamiento para cortar los celos parecen ser más sensibles a esta patología.
  3. Enfermedades del aparato locomotor: al igual que en medicina humana, el desgaste de las articulaciones por la edad propicia la aparición de artrosis, patología dolorosa y que puede llegar a invalidar al animal. Puede presentarse en cualquier raza, pero son las razas de tamaño medio-grande las que más sufren, por su elevado peso, los síntomas externos de la artrosis (dolor al moverse, reticencia al desplazamiento…..)

 

A parte de estas patologías existen otras muchas que pueden aparecer con los años, siendo la mejor manera de luchar contra ellas el diagnóstico precoz, por ello no lo dude, si posee un gato o un perro de más de 8 años hágale chequeos periódicos en su veterinario, quien le indicará la mejor manera de luchar contra estas enfermedades si fueran detectadas.

Para cualquier duda o consulta acude a tu veterinario